Saludos de agradecimiento

images (2)

Queridos hermanos, les informamos que el blog de nuestro grupowww.rccpadrepio.wordpress.com, ya tiene más de un millón de visitas en poco más de 5 años de funcionamiento, queremos agradecer a cada uno de nuestros seguidores que se han incorporando a lo largo de este período, donde hemos querido aportar con un pequeño grano en la labor de evangelización por medio de internet , “La iconografía cristiana transcribe mediante la imagen el mensaje evangélico que la Sagrada Escritura transcribe mediante la palabra. Imagen y Palabra se esclarecen mutuamente” (Catecismo de la Iglesia Católica. II parte; Celebración del Misterio Cristiano; Sección 1160)

Diez años después de la clausura del Concilio Vaticano II y un año después del Sínodo de los Obispos de 1974, el papa Pablo VI publicó la exhortación apostólica Evangelii Nuntiandi. El papa Pablo VI afirmó que la Iglesia “existe para evangelizar, es decir, para predicar y enseñar, ser canal del don de la gracia, reconciliar a los pecadores con Dios, perpetuar el sacrificio de Cristo en la santa Misa, memorial de su muerte y resurrección gloriosa”.16 Evangelii Nuntiandi describe los aspectos esenciales de la evangelización, así como sus efectos sobre el que evangeliza y el que es evangelizado. El anuncio del Reino de Dios y la salvación para todas las personas por medio de Jesucristo está en el centro mismo de la misión de la Iglesia y los aspectos esenciales de la evangelización.17 Para evangelizar, uno da testimonio de la Revelación de Dios en Jesús por medio del Espíritu Santo viviendo una vida imbuida de las virtudes cristianas, proclamando sin cesar la salvación que se ofrece a todas las personas a través del misterio pascual de Cristo, y predicando la esperanza en el amor de Dios por nosotros.18 El papa Pablo VI reconoció que el primer anuncio de la Buena Nueva se dirige ad gentes. Sin embargo, también reconoció la necesidad de evangelizar a los bautizados que ya no practican su fe.19 Hizo un llamado a la Iglesia a evangelizar a estos dos grupos, invitarlos a una vida de conversión, y agregar un nuevo significado a su vida a través del misterio pascual de Cristo.

Jesús otorga a todas las personas el descanso y el consuelo de las cargas de este mundo. El descanso y el consuelo de Cristo vienen de la esperanza ofrecida por él: la esperanza de la salvación y la vida eterna. La esperanza de la salvación anunciada en el Evangelio transforma nuestra vida con la promesa de la vida eterna y el consuelo para los fatigados. “El mensaje cristiano no era sólo ‘informativo’, sino ‘performativo’. Eso significa que el Evangelio no es solamente una comunicación de cosas que se pueden saber, sino una comunicación que comporta hechos y cambia la vida. La puerta oscura del tiempo, del futuro, ha sido abierta de par en par. Quien tiene esperanza vive de otra manera; se le ha dado una vida nueva” [cursivas añadidas].27 Jesucristo nos ofrece una nueva esperanza a través de una Nueva Evangelización. Al volver a proponer el Evangelio, la Iglesia busca consolar a todos los agobiados ofreciéndoles fe, esperanza, amor y el don de la vida nueva en Cristo. Los evangelizados La Nueva Evangelización nos llama a renovar nuestra fe para que podamos compartirla con los demás. Antes de poder evangelizar, uno debe ser evangelizado. Un discípulo de Cristo debe renovar continuamente su fe. El discípulo que luego comparte la fe es un evangelista. La Iglesia está llamada a renovar su fe en todas las épocas y, al mismo tiempo, a anunciarla: “Evangelizadora, la Iglesia comienza por evangelizarse a sí misma… Esto quiere decir que la Iglesia siempre tiene necesidad de ser evangelizada, si quiere conservar su frescor, su impulso y su fuerza para anunciar el Evangelio”.28 Con fe renovada, la Iglesia sale a compartir la fe. Teniendo en cuenta el actual contexto cultural de nuestra sociedad, la Iglesia está dirigiendo sus esfuerzos de evangelización de una manera particular a los miembros del Cuerpo de Cristo que están ausentes. En Vayan y Hagan Discípulos, los obispos católicos de los Estados Unidos describieron en términos generales algunas de las razones que han contribuido a que algunos católicos ya no participen activamente en la vida de la Iglesia: “Algunos, aparte de la niñez, no fueron formados en la fe. Algunos se han ido alejando por una u otra razón. Algunos se sienten alienados de la Iglesia por la forma en que perciben que la Iglesia imparte sus enseñanzas. Algunos se han alejado porque los representantes de la Iglesia no los trataron bien”.29 Estas categorías amplias representan diversos motivos por los que nuestros hermanos y hermanas ya no son partícipes de la vida de la Iglesia. Estas descripciones pretenden ayudar a los obispos y personal diocesano y parroquial a comprender mejor por qué nuestros hermanos y hermanas ausentes han dejado de venir a la mesa del Señor, para posibilitar que la Iglesia sea un agente de curación y reconciliación.



Muchas gracias a cada uno de uds.

Grupo de Oración Padre Pío
Renovación Carismática Católica
Santiago-Chile