Los Kerigmas

Uno de los temas que toca la espiritualidad carismática y muchos como miembros de la Renovación Carismática Católica, estamos llamados siempre a evangelizar (Debemos recordar que uno de los objetivos de la RCC: Evangelizar con el poder del Espíritu Santo) para ellos debemos conocer el KERIGMA.

Kerigma: Es una palabra originaria del griego: Kerigma, la cual se traduce por Evangelización: Anuncio – Predicación – Proclamación.

¿Cómo evangelizas a tus amigos o conocidos, o a los que el Señor pone en tu camino?
Pedro luego de ser bautizado junto a los once en Pentecostés, sale hacia las calles de Jerusalén, donde las personas se habían reunido para ver que era ese viento y ese temblor en el Cenáculo y con la valentía del Espíritu salio a predicar a todos aquellos hombres, el Nombre de Jesús.
Ese Pedro todo tímido, aquel que hace 50 días negaba a Jesús en el patio del Sanedrín, sale ahora valiente abriendo las puertas del Cenáculo que días antes estaban cerradas por temor a los judíos, por temor que los reconozcan como discípulos de Jesús y pasen la misma suerte que su maestro.

Muchos de nosotros también podemos llamarnos discípulos del Señor, ir a misa, rezar el rosario, orar en lenguas en nuestras asambleas, pero ¿no tendremos también las puertas de nuestra fe cerradas?
Los Apóstoles oraban encerrados en el Cenáculo, nosotros podemos orar, alabar, profetizar, etc. en nuestras asambleas, en casas de oración, pero ¿están esas puertas abiertas en nuestra vida?
Tal vez tenemos miedo a que nos reconozcan como Carismáticos.
Como carismático ¿llevas tu Biblia a tu centro de estudios o tu trabajo?

Miembro de la RCC ¿te pones a cantar y alabar a Dios en tu casa o en tu trabajo, en tus ratos disponibles? ¿lees tu biblia en tus tiempos libres? ¿oras en lenguas de camino a tu casa?

Tal vez aun podemos temor incluso a proclamar ese nombre de Jesús cuando nos invitan a fiestas y te invitan a beber en exceso o a volver a vicios que dejaste por Jesús.

Todo esto nos dice que podemos llamarnos apóstoles de Jesús pero estar encerrados en el Cenáculo.
Pero cuando el Espíritu Santo viene y a trabes de la efusión en la espiritualidad carismática, tenemos un ENCUENTRO PERSONAL CON CRISTO y con su ESPÍRITU somos capaces de abrir nuestras puertas y proclamar como Pedro el “kerigma”.

El Kerigma busca la conversión de las personas, no es un lenguaje filosófico elevado sino un lenguaje común que invita al hombre a conocer y experimentar el Amor de Dios.
¿que decirles a nuestros hermanos?
1. Dios nos ama
2. Somos pecadores
3. Tenemos salvación en Jesucristo, quien ha ganado la batalla por nosotros, reconocer a Jesús como nuestro único salvador
4. Hay una promesa para nosotros, el Espíritu de Jesús que nos hace libres.
5. Tenemos que reclamar esa promesa, invocar al Espíritu.
6. Vivir esa vida nueva junto a una comunidad

Kerigma: Es una formulación de fe. Es la afirmación de que Jesús el crucificado, murió y fue resucitado por Dios proclamándolo Señor y Mesías (ver Hch. 2, 32.36; 1Cor, 15, 3-4; Rm. 4, 24-1.5; Hch. 26, 23; Hch. 10, 37-43)

Muchas veces nosotros estamos llamados a proclamar esa victoria de Jesús sobre la muerte pero nuestros miedos lo impiden, ¿entonces que hacer?
Clamar al espíritu para que tengamos un Pentecostés diariamente.

Nosotros anunciamos a Jesucristo, muerto y resucitado, quien está vivo y presente en medio de nosotros aquí y ahora…

Nosotros hemos aceptado ser instrumentos del Kerigma. Nuestra propuesta pastoral y ministerial es Kerigmática. Nos proponemos, en el nombre de Jesús, dar un gran gozo de anuncio de que Jesús muerto y resucitado es el Señor y Salvador, mío y tuyo, de cada uno, de todos, que vive y está presente aquí y ahora.

Creemos que es necesario evangelizar el mundo de hoy, no doctrinarlo en un comienzo. La descristianización frecuente en nuestros días, se debe a que un gran numero de personas recibieron el bautismo, pero viven al margen de toda vida cristiana, debido a que nunca han sido evangelizadas, aunque posiblemente si fueron doctrinadas y por eso, lo que tienen son actitudes piadosas y devociones, mas no actitudes cristianas.

La manera propia de evangelizar, enseñada y recomendada por nuestro Señor Jesucristo es la misma ayer, hoy y siempre. Aunque cambien las diversas circunstancias de tiempo, lugar, cultura, el evangelio es el mismo, porque el Espíritu Santo es el agente principal de la evangelización.

Nosotros pensamos que frente a la compleja realidad de la misión, el primer anuncio kerigmático tiene una función central e insustituible, porque introduce en el misterio del amor de Dios, quien lo llama a iniciar una comunicación personal con él en Cristo y abre la vía para la conversión.

Nosotros creemos que el anuncio de las Buenas Noticias de Jesucristo, es decir el Kerigma, suscita la fe, abre el corazón, lleva a la conversión y prepara la adhesión global a Jesucristo.

Nosotros creemos que la predicación y la proclamación de las Buenas Noticias, como primer anuncio, se diferencia de enseñar e instruir (didajé). Sabemos que lo primero que se hizo con el Evangelio fue anunciarlo y predicarlo antes de ponerse por escrito, pues el mismo Pablo lo dice: “según el evangelio que yo anuncio y según la proclamación que hago de Cristo Jesús” (Rm 16:25). Así se obedece a Jesús, pues el mismo Cristo recomienda que se debe enseñar lo que El había mandado (Mt. 28:19).

Nosotros creemos que el primer anuncio de Jesús, el Salvador, se debe hacer a los creyentes, a los presuntos creyentes, a los creyentes inseguros y a los no creyentes. Pues el sólo creer no garantiza que se tiene la certeza de la Salvación en Cristo y de que se camine en ella para llegar a la vida eterna, pues los demonios también creen y tiemblan (Santiago 2:19).

Nosotros creemos que con el primer anuncio de Salvación, es decir con el Kerigma, estamos entregándole al ser humano la persona de Jesucristo, y por lo tanto, se le está dando lo principal de la buena nueva de la salvación (muerte y resurrección de Cristo), cual es el fundamento de la fe cristiana.

 

Anuncios

Un comentario sobre “Los Kerigmas

Los comentarios están cerrados.